17.Jun.2016

Esther Giménez Salinas: La justicia restaurativa es mucho más efectiva, práctica, y más humana.

  • Responde a 4 principios: El jurídico, económico, el social y el ético
  • La rehabilitación de la cárcel es un fracaso y además la cárcel es insostenible económicamente”
  • El corruptor, que devuelva el dinero con intereses y además se sumerja en la comunidad para ver el daño que ha hecho (Mario Conde)
  • La Justicia restaurativa nace de una cultura femenina

 

Foto Esther Giménez-Salinas

Esther Giménez Salinas, cuya ponencia inauguró el Congreso Europeo de Justicia Restaurativa y Terapéutica que se clausura este sábado en Donostia, estaba sorprendida por la cantidad de asistentes que ha concitado este encuentro. 350 profesionales del mundo del Derecho. “Es un dato esperanzador porque estamos hablando de una materia que no recibe todo el beneplácito en el mundo de la justicia”. Es un dato para pensar que algo va a pasar”

Estamos hablando de un sistema transformador de todo el sistema de la justicia que cuesta entender. “Se acepta cuando estamos hablando de la justicia en el ámbito de menores, pero cuesta admitirlo cuando hablamos de adultos. Es todo un revulsivo” Y no es achacable sólo a los jueces sino a todo el sector de la justicia.
Es un cambio fundamental en cuanto a la participación de la víctima y del delincuente. Estamos acostumbrados a un tipo de justicia impositiva donde no se negocia con el juez porque busca una imparcialidad en donde no cabe la participación, y menos la participación de la comunidad afectada. Sólo define la figura de la víctima y del victimario. La justicia restaurativa contempla la mediación a tres bandas mediante lo que se denomina Conferencing


Tenemos un sistema de justica muy tradicional donde básicamente la respuesta es la cárcel. “La cárcel atraviesa una crisis muy grande porque, después de decir durante 50 años que rehabilita, no rehabilita. La rehabilitación es un fracaso y además la cárcel es tan cara que es insostenible” Estas dos realidades “deja mucho espacio a una justicia reparadora. 

Giménez Salinas expuso el ejemplo de las cárceles en México donde bajo los parámetros de regeneración, luego reeducación y finalmente de reinserción. la realidad llega a unos esquemas de repartición de cómo dormir en la celda los allá hacinados (unos de pie, otros colgados de las rejas, otros sentados y otros en cuclillas encima del inodoro)

Lo que no se puede admitir es que el delito quede sin respuesta. “No soy partidaria de las penas de cárcel, pero tampoco de la impunidad” No se puede admitir a un joven que en mi comunidad rompa sistemáticamente mis cristales.

Si pegamos un salto de la delincuencia común a otros ámbitos como es el de la corrupción, podemos estar hablando de lo mismo. “La gente grita, cárcel, cárcel, cárcel… pero, yo digo multa, multa, multa ¿Qué repara más el daño a la comunidad?  ¿6 meses de cárcel que a lo mejor no los cumple o una multa, embargo de bienes y trabajando en beneficio de la comunidad? El corruptor, que devuelva el dinero con intereses y además se sumerja en la comunidad  para ver el daño que ha hecho.

Cuando hablamos de delitos con víctimas mortales, Esther Giménez Salinas entiende que la aplicación de la justicia restaurativa es más complicada como solución directa pero “no mientras dura la ejecución de la pena.”Es muy importante que la persona que ha cometido el delito vea el daño que ha producido mientras cumple condena”. Apelaba a un ejemplo muy concreto como es el sistema llamado “Vía Nanclares” “Es un ejemplo de justicia restaurativa”

La contemplación de la víctima como parte nace hacia 1995 precisamente  por las víctimas del terrorismo. En otros países nace desde las víctimas de delincuencia común, pero “hoy está contemplado como delitos que afectan a toda la comunidad. La justicia restaurativa  se tiene que contemplar desde el inicio, hasta la fase de ejecución”

Esther Giménez Salinas no deja de subrayar que en España y por la ley de violencia de género la mediación está prohibida. “Es una absurdo” ¿Pará qué entonces los programas de reeducación de violadores?.  La justicia restaurativa más allá porque busca reparar el daño y que el victimario no viole más”. Me preocupa también lo que puede pasar en el futuro además de solidarizarme con la víctima. La justicia restaurativa no es la panacea. La condición humana es la que es.
La “caña al mono” que pide de la sociedad ante casos concretos, denominada como Populismo Punitivo que pide que el delincuente se pudra en la cárcel hace que al legislador le sea más fácil contentar al eco social con penas punitivas más fuertes – que luego no se llegan a cumplir-. “Ante cierto delito, 2 veces más de pena, pero en la práctica no se solucionada nada” La justicia restaurativa es mucho más efectiva, práctica, y más humana. Responde a 4 principios: El jurídico, económico, el social y el ético.

Esther Giménez-Salinas no tiene duda de que la Justicia- aunque se decline el femenino, responde a unos parámetros totalmente masculinos. “La cultura de fondo, la doctrina de la Iglesia Católica responde a ese comportamiento. La justicia restaurativa nace de una cultura femenina, rescatando lo positivo que puede tener la cultura masculina”

La cultura masculina es autoritaria, no pactista, no busca el diálogo y afecta a la justicia  Haciendo un parangón con la cultura religiosa decía “Tantos años oyendo o viendo un Dios Padre, un Juez Supremo impartiendo justicia terminamos buscando una juez terrenal sabio, serio y siempre masculino”