22.Ago.2016

Mariasun Landa: “El microrrelato da qué pensar y convierte al lector en cómplice activo que con su imaginación llena los espacios que deja el texto”

En el primer día del curso “Del relato al microrrelato”, Mariasun Landa, profesora colaboradola en la Universidad del País Vasco, ha hablado sobre el microrrelato y sus características. Actualmente, el microrrelato es un género literario que está en alza, pero siempre ha estado presente en la literatura. “La idea de que estamos inventando una nueva forma de escribir hay que descartarla, el género del microrrelato existe desde siempre”.

Mariasun Landa

El microrrelato es un género literario que no se puede controlar sin antes haber comprendido la estructura y las características del relato. “No puedes apreciar un bonsai si no conoces antes el árbol. Lo mismo ocurre con el relato y microrrelato. Si no se estudia bien el relato, uno no puede adentrarse en el mundo del microrrelato”, ha explicado Mariasun Landa. El relato es un género narrativo que cuenta con una serie de secuencias que narran lo que va sucediendo a lo largo del cuento.

Sin embargo, el microrrelato es un género que no tiene una definición exacta. “Definir es que haya unanimidad sobre algo y para referirse al microrrelato no hay unanimidad. No hay que extrañarse de que no tenga una definición aceptada por todos, ya que todas las caracterísitcas que tiene este género no le sirven a todo el mundo por igual”. Por ello, Mariasun Landa ha subrayado que los lectores se deben centrar en las características del microrrelato y no tanto en su definición.

El microrrelato contiene verbos que incitan a la acción y permiten que el lector imagine lo que no está a la vista, lo que subyace dentro del microrrelato. “Es un género que da qué pensar y que convierte al lector en cómplice activo que con su imaginación llena los espacios que deja el texto”. Ejemplo de ello ha sido el microrrelato de Augusto Monterroso: Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. “Es un microrrelato que, como muchos otros, permite al lector pensar sobre lo que ha ocurrido, por qué está el dinosaurio allí, quién es el que se ha despertado…”. Además, el final, el desenlace de un microrrelato tiene que ser efectivo, que deje al lector sorprendido y que sea un poco “chocante”.

El humor, la ironía y la paradoja también son características propias del microrrelato, además de ser textos que tienen su inicio, nudo y desenlace. El microrellato de David Lagmanovich “Crees ser mi poema favorito, pero solo eres una errata” es otro ejemplo de cómo utilizar el humor en cuestiones de desamor.

La transtextualidad es un concepto importante a la hora de escribir un microrrelato. “Se deben identificar aquellos datos culturales, sociales o de otra clase que nos permitan comprender un texto breve”. Para entender la transtextualidad, Mariasun Landa ha utilizado el microrrelato de Augusto Monterroso: Hoy me siento un Balzac, estoy terminando de escribir esta línea. La escritora ha subrayado que para comprender este microrrelato es imprescindible tener un conocimiento previo sobre quién era Balzac, porque de lo contrario no se podrá entender.

Mariasun Landa ha destacado que no es lo mismo leer un microrrelato o escucharlo. “Leer es más fácil que escuchar porque cuando lo ves en el papel puedes entenderlo a la primera. Sin embargo, que te cuenten un microrrelato y comprenderlo es más complicado. La mayoría de las veces pedimos que nos lo vuelvan a repetir y hasta no haberlo escuchado tres o cuatro veces no lo llegamos a entender”.

La intervención de Mariasun Landa ha concluido con un ejercicio en el que los alumnos han tenido que reducir un relato para convertirlo en microrrelato, “intentando mantener siempre lo esencial del cuento, ya que la brevedad es la parte más importante de un microrrelato”.