28.Oct.2021

Puntos de inflexión social: ventanas de oportunidad para salvar el planeta

Caty Arévalo, periodista especializada en información ambiental, cofundadora de EFEverde y premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad en 2017 expuso en la jornada “Ventanas de oportunidad para salvar el planeta” el concepto de puntos de inflexión social: cambios con un gran efecto multiplicador capaces de promover transformaciones a gran escala y que pueden contribuir en gran medida a revertir problemas medioambientales.

“La acción frente a los problemas medioambientales se ha retrasado tanto, que solo cambios coordinados en la dirección adecuada pueden promover una transformación. Los cambios sociales no son lineales, pueden producirse cambios con un tremendo efecto multiplicador que se contagien y promuevan una acción transformadora capaz de revertir la crisis ambiental. El futuro del planeta puede depender más de estos puntos de inflexión social que de los grandes discursos”.

Los siete puntos de inflexión en torno a los que se ha alcanzando más consenso en la comunidad científica son, según Caty Arévalo, los siguientes:

  1. Energía: Fundamentalmente se plantea poner fin a las ayudas públicas a los combustibles fósiles, fomentar el autoconsumo con energía solar y promover las energías renovables.
  2. Ciudades neutras en carbono: Aunque la movilidad eléctrica y el uso de bicicletas es importante, se pone especial acento en la importancia que tendrá conseguir materiales no contaminantes para la edificación.
  3. Desinversión en combustibles fósiles: Los fondos de inversión y de capital deben entender la importancia que tiene invertir en proyectos respetuosos con el planeta
  4. Contagio social: Un punto clave, ya que implica la capacidad que tiene una pequeña minoría para contagiar sus actitudes y movimientos a una gran minoría.
  5. Educación: La formación de las nuevas generaciones y de la ciudadanía en general para difundir nuevos hábitos.
  6. Divulgación de la información ambiental: el conocimiento de las consecuencias que la actividad humana tiene para el medio ambiente
  7. Alimentación: promover la reducción del consumo de carne y del desperdicio alimentario y favorecer los alimentos de cercanía.

No todos los cambios tienen que producirse a la vez, explicó la periodista, y en cada uno de estos puntos  puede haber agentes diferentes impulsando la transformación, desde educadores, a gobiernos, pasando por ciudadanía, asociaciones, etc…

En cuanto a la promoción de estos cambios, y en alusión concretamente a la fiscalidad ambiental, explicó que se puede incentivar lo que se considera beneficioso y penalizar lo que no se quiere mantener en el futuro. Cuando son empresas, sin embargo, las concernidas, son los usuarios, añadió, los que tienen en su mano hacer que cambien su forma de producir.

“Soy optimista, llevo más de 20 años cubriendo información ambiental y nunca he visto tantas posibilidades para el cambio. La clave es que los movimientos sociales se unan, que empecemos a cambiar de comportamientos, que esto tenga un efecto contagio y que determinados sectores se alineen del lado correcto de la historia”, añadió.