31.Urr.2019

Desde el universo primigenio hasta el pensamiento simbólico de los humanos

En el Curso se expusieron las principales etapas que determinaron la construcción del mundo que nos rodea, en su sentido más amplio, con una perspectiva de complejidad creciente. 

La idea subyacente que guio como hilo conductor el Curso es que hay una evolución coherente desde los niveles de organización inferiores y universales a los más directamente relacionados con la organización y la cultura humanas. Según esta evolución, cada grado de complejidad creciente no entra en conflicto racional con el precedente, si bien no es necesariamente predecible en todas sus características a partir del mismo. Así, por ejemplo, las moléculas surgen naturalmente a partir de los átomos, pero la constitución de aquéllas no está completamente predeterminada por éstos.

Durante el primer día del Curso, tras una introducción general impartida por el profesor Fernando P. Cossío, con referencias a la literatura y diferentes aspectos relativos al concepto “orígenes”, la Profesora Pilar Hernández analizó los orígenes del universo a partir del modelo estándar de la Física, pasando una revista acelerada a las etapas iniciales del universo a partir del gran estallido inicial (big bang). La formación de los elementos constitutivos de nuestro universo quedó ya determinada en lo esencial, dejando así el universo primigenio listo para un mundo que nos es más familiar, formado fundamentalmente por átomos y fotones. A continuación, el profesor Fernando P. Cossío expuso los orígenes de la Química, no con un enfoque historicista, sino desde el punto en el que quedó la ponencia anterior, dando así continuidad a la misma. Así, se expusieron los aspectos que determinaron la organización atómica y molecular de los mundos inanimado (química inorgánica) y animado (química orgánica) de nuestro planeta. En una siguiente lección, la profesora Itziar Garate avanzó un grado más y habló sobre los orígenes del sistema solar, con énfasis en las características que determinaron su actual configuración. También expuso aspectos generales de la localización de exoplanetas, y de en qué medida las propiedades de los sistemas planetarios extrasolares están relacionadas con las del nuestro.

Tras esta primera sesión, por tanto, todo quedó preparado para estudiar, durante el segundo día del Curso los aspectos esenciales de la emergencia y organización de la vida en nuestro planeta. Así, el profesor Carlos Briones expuso en su lección los orígenes de la vida tal y como la conocemos, así como su evolución primigenia con ciclos de transformación acelerada (explosión cámbrica) y con callejones sin salida y giros bruscos (extinciones masivas y prevalencia de nuevas especies). A continuación, la profesora Miren Bego Urrutia impartió su lección sobre el reino animal, poniendo de manifiesto la organización de los animales en protozoos y metazoos a partir de un antecesor común (LUCA: Last Universal Common Antecessor), en un esquema filogenético de gran complejidad y con múltiples puntos de ramificación, muchos de ellos extinguidos en la actualidad. Esta sesión se cerró con la lección de la profesora María Martinón sobre la aparición y evolución de los homínidos que darían lugar a los seres humanos actuales. A lo largo de estas tres charlas quedó claro el carácter inevitable de la evolución de la vida, los animales y los seres humanos (no se trató el reino vegetal por falta de tiempo), pero también se pusieron de manifiesto aspectos impredecibles (pero deducibles a partir de la Biología, la Física, la Química y la Geología) a nivel planetario que dieron lugar a la situación actual: alteraciones de la organización del sistema solar (cometas y meteoritos), del clima y de la tectónica de placas, fundamentalmente.

La tercera y última jornada del Curso se centró ya exclusivamente en aspectos de la naturaleza humana y su organización social. El profesor J. Ignacio Pérez Iglesias impartió una lección sobre el altruismo y la cooperación, recalcando la conexión de esos aspectos del comportamiento en el marco de la evolución genético-cultural y resolviendo las aparentes paradojas entre la tendencia a la preservación del individuo y del grupo (selección por parentesco, altruismo recíproco y selección de grupo). A continuación, la primera lección del profesor Xurxo Mariño versó sobre la aparición y el desarrollo del pensamiento simbólico en los seres humanos, poniendo de manifiesto que dicho pensamiento simbólico, expresado en forma de objetos artísticos como esculturas, pinturas y adornos, señala aspectos básicos de la percepción humana realista y mágica del mundo (quimeras antropomorfas, adornos abstractos y geométricos, etc.). En la lección siguiente, el profesor Xurxo Mariño siguió hablando del lenguaje como un elemento decisivo en la evolución humana que permite la expansión de las comunidades humanas mediante la transmisión cultural a distancia. Comentó asimismo la transición de los protolenguajes (sin sintaxis) a las lenguas pidgin (fusiones sin estructura de otras lenguas) y criollas. Finalmente, el profesor Manuel A. Rojo impartió su lección sobre las ciudades, presentadas como un proceso inexorable e irreversible asociado inicialmente a la revolución neolítica. La siguiente revolución humana se acopló con factores clave tales como el crecimiento demográfico, la metalurgia, la generación de excedentes agrícolas, etc.

A lo largo de los tres días hubo vivos debates entre los asistentes y los ponentes, que pusieron de manifiesto las múltiples interacciones entre los orígenes de cada nivel de organización y los siguientes, así como el interés despertado por las inesperadas interacciones y paradojas generadas desde los orígenes del universo hasta las modernas sociedades humanas.