30.Aza.2018

¿Dónde estaremos en el 2060?

El primero de los objetivos del curso, consistía en dar a conocer los resultados de los recientes Escenarios Demográficos 2017-2061 y analizar detenidamente los fenómenos demográficos.

Durante este primer día, los responsables de este ámbito de EUSTAT presentaron los principales resultados de los Escenarios Demográficos 2017-2061, recientemente publicados por este instituto. Se comentaron en profundidad los 6 escenarios realizados, en cada uno de ellos se proyecta la población por edad y sexo bajo diferentes hipótesis de los indicadores demográficos, dando lugar a los correspondientes escenarios, calculados para cada Territorio Histórico.

Tras la presentación  se fue analizando los diferentes fenómenos demográficos; fecundidad, mortalidad y migraciones por especialistas de cada una de los ámbitos, profesores  del Centre d’estudis demogràfics.

Como aspectos significativos, se comentó que la evolución de la población vasca en las próximas décadas, por ejemplo, para el año 2031 se sitúa en 2.186.200 habitantes, unos 10.800 más que en 2017. Los recién publicados escenarios demográficos, denominados de referencia, dibujan una continuidad de esta estabilidad de la población para 2060.

Esta evolución poblacional, como ya es conocido, vendrá caracterizada fundamentalmente por un envejecimiento, que al igual que en otros países de Europa, irá acompañada por un descenso de las personas en edad laboral, que harán necesarios mayores flujos de inmigración para mantener los totales de población estables.

Factores tales como: el aumento de la longevidad, que alcanzará una esperanza de vida en 2060 de 88,8 años en los hombres y 92,2 años en las mujeres, la disminución del número de nacimientos, 16.400 en 2030, frente a 18.200 en 2016, a pesar de la recuperación de la tasa de fecundidad, influirán en dibujar un panorama donde la población mayor de 65 años supondrá un 33,5% de la población total en 2060, 12,1 puntos porcentuales más que en 2017.

El segundo de los objetivos, enfocar el fenómeno del envejecimiento desde una perspectiva positiva, viendo dicha realidad como una oportunidad, se trabajó el día 19 de Julio por los diferentes ponentes, correspondientes tanto al ámbito privado como público.

 Entre otros aspectos, se aludió a que el envejecimiento de la población es uno de los retos que va a poner a prueba la sostenibilidad de la sociedad en la próxima década, y que un adecuado enfoque de este tema es el de trabajar por conseguir convertir esta situación en oportunidad de riqueza para un país.

Un elemento fundamental en este enfoque es el de la innovación pública y los nuevos modeles de gobernanza, que deben orientarse hacia la creación de espacios y entornos para el encuentro de los agentes preocupados por el cambio, y que han de ir incorporando a los procesos de innovación las diferentes visiones del territorio.

A lo largo de esa jornada, se fue mostrando por los ponentes experiencias concretas que se están aplicado, tanto desde la iniciativa privada como la pública, que tratan de desarrollar lo que en Europa se está denominando Economía Plateada. Este concepto, proveniente del término inglés “Silver Economy", se refiere “al conjunto de oportunidades que comienza a florear a partir del gasto público y de las personas consumidoras, y que está relacionada con la transición demográfica que significa el envejecimiento poblacional, y las necesidades específicas del mercado de las personas mayores de 50 años”. La aplicación de este término al ámbito público se ilustró con la experiencia innovadora de ADINBERRI que se está llevando a cabo en el territorio histórico de Gipuzkoa por parte de la Diputación Foral.

Etiquetas: