17.Uzt.2017

Un animal como “elemento motivador” en una sesión de fisioterapia

“La terapia asistida con animales es aquella en la que interviene un animal como mediador para conseguir los objetivos previamente fijados”. Con esta definición comenzó la ponencia de María Jesús Gómez, Fisioterapeuta de Onkocan, “Acercamiento persona-animal en la planificación de las sesiones terapéuticas” donde expuso una serie de casos en las que se utilizaron distintos animales desde el área de la fisioterapia. Formaba parte del curso “Animales y personas: importancia del vínculo en el proceso terapéutico” organizado por los Cursos de Verano de la UPV/EHU en la sede del Palacio de Miramar, en San Sebastián.

"Hablar de terapia implica hablar de tratamiento, y a tratamiento son sometidas todas aquellas personas con necesidades físicas o psíquicas susceptibles de mejorar con él. Así, la terapia asistida con animales (TAA) será una forma de tratamiento en la que trabajaremos teniendo a un animal como mediador para intentar alcanzar los objetivos terapéuticos previamente fijados".

Con esta definición, María Jesús Gómez Lago, fisioterapeuta especializada en TAA y directora de este curso, pasó a exponer diferentes ejemplos con los que quedo muy gráficamente entendida esta modalidad de trabajo.

Mencionó el protagonismo que adquiere el caballo (equinoterapia) en los casos en los que es necesario potenciar los músculos aductores de las piernas, haciendo entendible esta potenciación en personas con amputaciones de miembros inferiores.

De la misma manera las aves de cetrería se convertían en importantes animales motivadores para direccionar la mirada en usuarios con necesidad de ello (niños diagnosticados de autismo, TEA, o personas con Alzheimer).

Y los gatos pasaban a ser los compañeros ideales en procesos de depresión.

Tras su exposición, Rafael Martos Montes, psicólogo y miembro de la Cátedra "Animales y Sociedad" de la Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid, avaló con una amplia bibliografía y datos específicos, la base científica de la que parte esta modalidad de trabajo que abarca no sólo el mundo de la terapia, sino también el de la docencia, social o lúdico, destacando como referente europeo a Italia y su modelo de mediación animal.

La parte emocional y, por tanto, la más cotidiana, vino de la mano de Mabel Arciniega Galán, médico de urgencias del Hospital del Alto Deba, quien, hablando en primera persona, partió de su propio proceso de enfermedad y recuperación para aludir a la importancia que tuvo la permanente presencia de su perra "Trau" en dicho proceso.

De esta manera se pudo desplegar ante el alumnado asistente el amplio abanico de posibilidades que ofrece el todavía poco conocido mundo de las Intervenciones Asistidas con Animales.